El sistema francés de protección social III - Jubilación

2016

En Francia, la jubilación básica se completa con jubilaciones complementarias obligatorias que, como el régimen básico, se fundamentan en el mecanismo de reparto: ARRCO para todos los trabajadores por cuenta ajena y AGIRC para los directivos.

A – RÉGIMEN BÁSICO

Organismo de pago:

Las pensiones básicas del régimen general las atribuyen:

  • las cajas (regionales) de seguro de jubilación y de salud en el trabajo (CARSAT),
  • la caja nacional de seguro de vejez de la región Isla de Francia (para la región parisina)
  • las cajas generales de seguridad social (para los departamentos de ultramar)
  • la CSS en Mayotte.

La ley sobre la reforma de la jubilación de 2010 prevé atrasar la edad legal de jubilación para las generaciones nacidas a partir del 1 de julio de 1951. Esta disposición ha sido acelerada por la ley de financiación de la seguridad social para 2012. La edad de jubilación pasa a los 62 años para las personas nacidas a partir de 1955. Al mismo tiempo, la edad de atribución automática de la tasa plena (edad legal + 5 años) aumenta y alcanza los 67 años para los asegurados nacidos a partir del 1 de enero de 1955.

Existen posibilidades de jubilación anticipada para los supuestos de discapacidad mayor, vida laboral larga o carácter penoso de la actividad.

1 - Derechos de los asegurados

La edad legal para solicitar la liquidación de la pensión de vejez se establece en 62 años para los asegurados nacidos a partir del 1 de enero de 1955. Se mantiene en 60 años para los asegurados nacidos antes del 1 de julio de 1951 y aumenta en 4 meses para los asegurados nacidos entre el 1 de julio de 1951 y el 31 de diciembre de 1951 y después, en cinco meses por año para las generaciones siguientes.

El trabajador no está obligado a formular su solicitud en cuanto cumple la edad legal. El trabajador asegurado que sigue trabajando después de cumplir la edad requerida y más allá del período de cotización previsto para obtener la liquidación de la pensión de tasa plena, habida cuenta de su año de nacimiento, puede obtener un incremento del importe de su pensión ("surcote" en francés).

a) Cálculo de la pensión

El importe de la pensión depende de tres elementos:

  • El sueldo básico o salario anual medio (SAM): El salario anual medio representa los sueldos (revalorizados) sobre los cuales las cotizaciones fueron abonadas. A partir del 1 de enero de 2008, todo asegurado nacido después de 1947 experimentará un cálculo de su salario medio anual sobre la base de los 25 mejores años de su vida laboral;
  • La tasa o porcentaje de liquidación: a la tasa máxima de 50 % se le asigna un coeficiente de minoración determinado en función del número de trimestres que faltan para beneficiarse de la tasa plena, tomando en cuenta el período de cotización y la edad, y se elige la cuantía más beneficiosa para el asegurado. La tasa mínima se fija en el 37,5 % para los asegurados nacidos en 1953 y después.
  • Los períodos de cotización acreditados y los períodos asimilados reconocidos permiten calcular la tasa de liquidación de la pensión entre la edad legal de jubilación y la edad de atribución automática de la tasa plena (entre 62 y 67 años para los asegurados nacidos después del 1 de enero de 1955). La tasa plena de 50 % es resultado de los períodos de cotización (entre 160 y 172 trimestres según el año de nacimiento), de la edad (67 años para los asegurados nacidos a partir de 1955) o de la pertenencia a una categoría específica (incapacitados para el trabajo, excombatientes o prisioneros de guerra, obreras madres de familia que hayan criado al menos a tres hijos).

Para el cálculo de la tasa de liquidación de la pensión, se tiene en cuenta la duración de cotización, que incluye los períodos acreditados por las cotizaciones abonadas en los diferentes regímenes básicos vigentes sobre el territorio francés (artículo L 351-1 CSS), así como los períodos asimilados al alta. Se trata de períodos de baja laboral por enfermedad, maternidad, incapacidad, accidentes de trabajo, servicio militar, desempleo, etc.

La trabajadora asegurada disfruta de una mejora de su período de cotización de hasta 8 trimestres por hijo (4 por maternidad o adopción, 4 por educación). Para los hijos nacidos después del 1 de enero de 2010, dicha mejora por educación se deja a la libre elección de la pareja por motivo de la incidencia sobre la vida laboral de la educación del hijo durante los 4 años siguientes a su nacimiento o adopción. Además, el período de excedencia del que haya disfrutado el padre para atender a los hijos se reconoce gratuitamente, si procede. Por último, se puede obtener una mejora del período de cotización de 8 trimestres como máximo para atender al cuidado de un hijo minusválido grave que dé derecho al subsidio de educación de hijo minusválido (AEEH por sus siglas en francés).

Períodos de actividad efectuados en el extranjero:

Los períodos de actividad efectuados en el extranjero, en un Estado que tenga con Francia un acuerdo de seguridad social, se podrán tomar en cuenta, con ciertas condiciones, para determinar la tasa de liquidación de la pensión de jubilación.

Conforme a la legislación francesa únicamente, los períodos de actividad efectuados en el extranjero antes del 1 de abril de 1983, que pueden ser o podrían haber sido recuperados pagándolos, se tomarán en cuenta como períodos asimilados para determinar la tasa de liquidación de la pensión a partir de la edad legal para la jubilación (artículo R. 351-4 del Código francés de la Seguridad Social).

El período de cotización corresponde a su duración efectiva en el régimen (períodos de cotización y períodos asimilados). Con el transcurso de las reformas, el período de cotización exigido para obtener el índice máximo de la pensión ha ido aumentando progresivamente para corresponder a:

  • 150 trimestres para los asegurados nacidos en 1943 o antes
  • 160 trimestres para los asegurados nacidos en 1948 o antes
  • Para las generaciones siguientes, la duración del seguro aumenta en un trimestre por generación hasta 165 para los asegurados nacidos en 1953 y 1954, y 166 para los nacidos de 1955 a 1957. La duración de cotización exigida aumenta otro trimestre por tramo de 3 generaciones para llegar a 172 trimestres para los asegurados nacidos en 1973 y después.

Así, para la persona nacida en 1952, la pensión se calcula según la fórmula siguiente:

  • Salario básico x tasa x período de cotización en el régimen general /164 (trimestres).
Pensiones por jubilación anticipada

Existen posibilidades de jubilarse antes de la edad legal sin que se aplique un coeficiente reductor. Se trata de las pensiones siguientes:

  • Jubilación anticipada por trabajos penosos, que ofrece la posibilidad para el trabajador de jubilarse hasta dos años antes de la edad legal (o sea a los 60 en vez de los 62 años de edad). En efecto, pues 8 trimestres de cotización pueden ser acreditados al trabajador que haya adquirido puntos por concepto de exposición a uno o varios factores de riesgo ocupacional durante un período determinado. La cuenta individual de penosidad está abierta a partir del 1 de enero de 2015 para los trabajadores asalariados expuestos a determinados factores. En julio de 2016 se introducirán otros factores. Más información sobre la cuenta de prevención de penosidad: www.preventionpenibilite.fr.
  • Jubilación anticipada por vida laboral muy larga: posibilidad para el trabajador de jubilarse a los 60 años de edad o antes, siempre y cuando acredite un período mínimo de cotización y haya comenzado a trabajar muy joven. Los requisitos de período mínimo de cotización varían en función de su año de nacimiento, de la edad en que se jubila y de la edad en que comenzó a trabajar.
  • Jubilación anticipada por discapacidad: posibilidad para el trabajador de jubilarse entre los 55 y 59 años de edad, siempre y cuando acredite un índice de incapacidad permanente de al menos el 50 %, o haber sido reconocido trabajador minusválido antes del 31 de diciembre de 2015. También hay que acreditar un período de cotización determinado (cuya parte mínima establecida debe haber dado lugar al abono de cotizaciones por la actividad laboral realizada) durante el período de discapacidad. Los requisitos de período mínimo de cotización exigidos varían en función de su año de nacimiento y de la edad en que se planea jubilarse.
La pensión con tasa reducida

A las personas que solicitan la liquidación de su pensión de vejez sin reunir el período de cotización necesario exigido para lograr una pensión con la tasa plena, se les aplica un coeficiente reductor o tasa reducida. El coeficiente de reducción se determina en función del número de trimestres que falten y de la clase de edad a la que pertenece el asegurado: 1,625% para los asegurados nacidos en 1950, 1,5% para los nacidos en 1951, 1,375%, para los nacidos en 1952 y 1,25% para los nacidos a partir de 1953. La liquidación de la pensión con la aplicación de la tasa reducida es definitiva.

Bonificación de la pensión

Las personas que hayan alcanzado el período previsto para obtener la liquidación de la pensión con la tasa plena, habida cuenta de su año de nacimiento, y que sigan trabajando después de cumplir la edad legal de liquidación de la pensión (entre 60 y 62 años en función del año de nacimiento), se benefician de un aumento de la pensión. Estas disposiciones se aplican desde el 1 de enero de 2004, con tasas diferentes en función del momento en que se hayan efectuado dichos períodos. Para los períodos posteriores al 1 de enero de 2009, el tipo de bonificación es del 1,25 % por trimestre suplementario.

El asegurado que, en el momento en que tiene derecho a pensión con tasa completa, sea cual sea el período de cotización (entre 65 y 67 años), no reúne, para el conjunto de los regímenes básicos, los períodos de cotización requeridos en función del año de su nacimiento y que sigue ejerciendo una actividad laboral, disfrutará de una mejora de dicho período del 2,5 % por cada trimestre suplementario cotizado después de la edad a la que puede pretender a la tasa plena.

b) Mejora del importe de la pensión

La pensión puede verse incrementada por varios conceptos.

Mejora por hijos:

El trabajador asegurado que ha criado 3 o más hijos durante por lo menos 9 años antes de los 16 años de estos, gozará de una mejora del 10% del importe de su pensión de vejez. Esta mejora por hijo a cargo se le reconoce a cada uno de los progenitores titulares de una pensión de vejez.

Mejora por cónyuge a cargo:

La mejora por cónyuge a cargo ya no se atribuye desde el 1 de enero de 2011. Se sigue pagando a las personas que ya la cobraban antes del 31 de diciembre de 2010 y que aún cumplen las condiciones de atribución. El importe anual de esta mejora es de 609,80 €.

Mejora por necesidad de tercera persona:

La mejora por necesidad de tercera persona se reconoce a los titulares de una pensión de vejez que sustituye a una pensión de invalidez y a los titulares de una pensión de vejez por incapacidad laboral o revisada por incapacidad laboral y que cumplen con los requisitos para tener derecho a la mejora antes de alcanzar la edad de la jubilación a tasa plena (es decir, entre 65 y 67 años en función del año de nacimiento). Para solicitarla, el pensionista debe necesitar la asistencia de una tercera persona para realizar las actividades básicas de la vida diaria. El importe anual de dicha mejora asciende a 13.236,98 € desde el 1 de abril de 2014.

c) Cuantía mínima y cuantía máxima de la pensión

  • El Subsidio de Solidaridad a las Personas Mayores (ASPA): se trata de un subsidio complementario, supeditado a nivel de renta, abonado para completar los ingresos del interesado de manera a elevarlos a 800 € al mes para une persona sola.
  • El mínimo contributivo se atribuye a los trabajadores cuyas bases de cotización hayan sido muy bajas y que cumplen los requisitos para obtener la jubilación a tasa plena . Su importe se fija en 7.555,54 € por año, es decir 629,63 € mensuales, a los cuales se pueden añadir complementos relacionados con el período de cotización u otros factores. En todo caso, el mínimo no puede hacer que el importe total de las pensiones de jubilación por derecho propio (básica y complementaria) supere una cuantía determinada (1.135,73 €).

La cuantía de la jubilación básica no puede superar el 50 % de la cuantía del límite máximo de la seguridad social (1.609 € mensuales en 2016).

2 - Derechos del cónyuge supérstite

La pensión de viudedad, como el subsidio de viudedad, la atribuye:

  • las Cajas (regionales) de Jubilación y de Salud en el Trabajo (CARSAT),
  • la caja nacional de seguro de vejez de la región Isla de Francia (en la región parisina),
  • las cajas generales de seguridad social (en los departamentos de ultramar),
  • La CSS en Mayotte.

Son las Cajas de Jubilación y de Salud en el Trabajo las que atribuyen tanto la Pensión de viudedad como el Subsidio de viudedad. En la región Ile de France, es la Caja Nacional del Seguro de Vejez de Ile de France y en los departamentos de ultramar, son las Cajas Generales de Seguridad Social.

La reforma de 2004 de la pensión de jubilación preveía, a partir del 1 de julio de 2004, la supresión progresiva del subsidio de viudedad ("allocation veuvage") y la atribución de la pensión de viudedad sin ninguna condición de duración del matrimonio y, a partir de 2011, sin condición de edad. La ley de financiación de la seguridad social para 2009 rectifica la reforma de 2004 volviendo a imponer una condición de edad para obtener la pensión de viudedad (55 años). La ley nº 2010-1330 de 9 de noviembre de 2010 relativa a la reforma de la jubilación ha reintroducido el subsidio de viudedad.

a) Pensión de viudedad

El reconocimiento de la pensión de viudedad a los cónyuges supérstites o ex-cónyuges supérstites no es automático. Se concede bajo determinadas condiciones de recursos y de edad.

Puede tener derecho a la pensión de viudedad el cónyuge supérstite o ex cónyuge divorciado que ha cumplido 55 años y que no dispone de ingresos superiores a un límite determinado. Los ingresos que se toman en cuenta son los recursos personales y los de la nueva pareja en caso de nuevas nupcias, de contraer un PACS (Pacto Civil de Solidaridad) o de convivencia. Para los derechos adquiridos en el supuesto de que el fallecimiento haya ocurrido antes del 1 de enero de 2009, el derecho a la pensión de viudedad se abre a partir del 51º cumpleaños.

El importe de la pensión de viudedad no puede sobrepasar el 54% de la pensión de vejez del cónyuge fallecido o de la pensión que le hubiera podido corresponder.

Si el cónyuge fallecido contrajo varios matrimonios, la pensión de viudedad se comparte entre los cónyuges supérstites a prorrata de los años de matrimonio respectivos.

Una mejora por hijo a cargo de un importe mensual de 96,30 € puede concederse cuando el cónyuge supérstite tiene a su cargo un hijo o más menores de 16 años.

El importe de la pensión se revaloriza también en un 10% cuando el titular ha criado a 3 o más hijos.

El beneficiario que haya alcanzado la edad para obtener una pensión a tasa plena y que haya hecho valer sus derechos a una pensión de jubilación, podrá beneficiarse de una mejora del 11,1 % del importe de su pensión de viudedad, si el total de las pensiones no supera el límite máximo (853,25 € mensuales).

b) Subsidio de viudedad

El subsidio de viudedad garantiza, bajo determinadas condiciones, al cónyuge supérstite un subsidio destinado a permitirle integrarse o reintegrarse en el mundo laboral. Se paga temporalmente a toda persona con menos de los 55 años de edad que no disponga de recursos propios superiores a un determinado importe (2.260,27 € por trimestre). El importe de este subsidio asciende a 602,73 € mensuales.

Para que el cónyuge supérstite pueda cobrar el subsidio de viudedad, el fallecido debe haber cotizado al seguro de vejez durante al menos tres meses (consecutivos o no) dentro del año anterior a su defunción.

Más información en la página web del Seguro de jubilación.

c) Orfandad

La jubilación de base del régimen general no prevé ninguna pensión de orfandad. Sin embargo, si existen en el marco del régimen complementario y en algunos regímenes especiales.

B – Regímenes complementarios obligatorios

Son las instituciones de pensiones de vejez complementarias y las federaciones que las reagrupan las que establecen los regímenes de pensiones complementarias de los trabajadores por cuenta ajena.

La pensión de vejez complementaria tiene carácter obligatorio para todo trabajador por cuenta ajena de las empresas y organismos del sector privado, cuando cotiza, con carácter obligatorio, al Seguro de vejez del régimen general de la Seguridad Social o de la Mutualidad Social Agraria o del régimen de las Minas. ARRCO (asociación para el régimen complementario de los asalariados) la aplica al conjunto de los trabajadores asalariados del sector privado (directivos y otros asalariados) y AGIRC (asociación general de las instituciones de seguro de vejez para los directivos) a los directivos.

Las pensiones de los regímenes complementarios se calculan por puntos. Cada año, el importe de las cotizaciones pagadas en función de un salario o renta de referencia se traduce en puntos, según el valor de compra unitario de este último, aplicable al ejercicio de referencia.

La pensión de vejez que percibirá el trabajador por cuenta ajena resultará del número de puntos adquiridos durante toda su vida laboral y de la edad de inicio de la jubilación. Para calcular el importe de la pensión, bastará multiplicar el número de puntos adquiridos por el valor del punto en el momento de la liquidación de la pensión. En estos regímenes por puntos, el importe de la pensión es proporcional a los ingresos laborales del conjunto de la vida laboral y no está únicamente en función de los 25 mejores años, como es el caso en el régimen básico.

Los trabajadores que no son directivos cotizan a ARRCO, sobre la totalidad de la remuneración dentro del límite de 3 veces el límite máximo de la Seguridad Social. Los directivos, por su parte, cotizan a ARRCO hasta límite máximo de la Seguridad Social y, por encima del límite máximo, sobre la totalidad de la remuneración dentro del límite de 8 veces este límite máximo, cotizan a AGIRC.

El tipo de cotización corresponde a la tasa de adquisición de los puntos multiplicado por 125 %. La diferencia entre la tasa de adquisición y el tipo de cotización contribuye al financiamiento de los regímenes.

Edad

En ambos regímenes, la edad normal para jubilarse se ha fijado entre los 65 y los 67 años en función del año de nacimiento del asegurado. No obstante, se puede solicitar la liquidación anticipada de los derechos (entre los 55 y los 57 años de edad), en función del año de nacimiento, con aplicación de un coeficiente de antelación.

Por otra parte, cuando el asegurado obtiene la liquidación de su pensión del régimen básico a tasa plena, puede disfrutar de su jubilación complementaria sin aplicación de coeficientes de antelación.

Cuantía

Para calcular los puntos, se computan los puntos atribuidos después del abono de la cotización pero también los puntos atribuidos sin abono de la cotización. Se trata de períodos de empleo previos a la aplicación del régimen, de períodos de incapacidad de trabajo de una duración superior a 60 días consecutivos para los cuales el interesado percibió subsidios diarios del Seguro de enfermedad/maternidad o del Seguro de Accidentes Laborales. Se procede del mismo modo cuando el interesado era titular de una pensión de invalidez. Los períodos durante los cuales fueron percibidos subsidios de desempleo dan también lugar a la validación de puntos de jubilación.

Valor anual del punto el 1 de abril de 2015:

  • ARRCO 1,2513 €,
  • AGIRC 0,4352 €

Mejoras familiares

Cuando el titular tiene o ha tenido hijos, el importe de la pensión puede verse incrementado, bajo determinados requisitos.

  • Mejora del 5% por cada hijo a cargo menor de 18 años o de 25 años de edad si es estudiante, aprendiz o demandante de empleo en los regímenes ARRCO y AGIRC.
  • Mejora por haber criado a tres hijos o más: 10 % de la pensión sobre la parte de la vida laboral realizada después de 2011; para la parte de la vida laboral anterior a 2011, el importe de la mejora depende del régimen de afiliación. La mejora tiene un límite máximo de 1.031,15 € al año en el régimen ARRCO y de 1-028,12 € en el régimen AGIRC (a 1 de abril de 2015). No se aplica límite máximo si el interesado ha nacido antes del 2 de agosto de 1951.

Supervivientes

Existen dentro de los dos regímenes, pensiones para los viudos/as y huérfanos/as.

Cónyuge supérstite

El cónyuge o ex cónyuge supérstite que no ha contraído nuevas nupcias puede obtener una pensión de viudedad:

  • Dentro de los dos regímenes sin condiciones de edad si al fallecer el asegurado tiene 2 hijos a cargo menores de 21 años (régimen AGIRC) o menores de 25 años (régimen ARRCO) o si está minusválido,
  • A partir de los 55 años de edad en el régimen ARRCO,
  • A partir de los 60 años – o 55 años con disminución – en el régimen AGIRC.

El importe de la pensión equivale al 60% de los derechos adquiridos por el asalariado fallecido.

Orfandad

En el régimen ARRCO, el huérfano absoluto de padre y de madre puede percibir una pensión suplementaria si en la fecha del fallecimiento del último de sus padres, no ha cumplido los 21 años de edad o si, teniendo menos de 25 años de edad, estaba a cargo del último de los padres a la fecha del fallecimiento, o con más de 25 años si fue reconocido como inválido antes de cumplir los 21 años.

El importe de la pensión de orfandad equivale al 50% de los derechos adquiridos por el asalariado fallecido para cada huérfano.

Dentro del régimen AGIRC, el huérfano absoluto (de padre y madre) puede percibir una pensión hasta los 21 años de edad. Si estaba inválido antes de los 21 años, cobrará una pensión sin límite de edad.

El importe de la pensión equivale al 30 % de los derechos adquiridos en el régimen por los padres.

Más información en la página web de AGIRC ARRCO.