Documentation

El sistema francés de seguridad social IV - Prestaciones familiares

2013

Las Cajas de subsidios familiares abonan prestaciones familiares tanto a los trabajadores por cuenta ajena y asimilados como a los trabajadores autónomos, a excepción de los trabajadores agrarios y de modo general a todas las personas que residen en Francia con sus hijos y que no ejercen una actividad profesional.

El artículo L.512-1 del Código de la Seguridad Social dice: “Toda persona de nacionalidad francesa o de nacionalidad extranjera que reside en Francia y que tiene a su cargo a un hijo o más que residen en Francia, disfrutará por estos hijos de las prestaciones familiares...”.

Generan derecho a las prestaciones familiares los hijos legítimos, naturales, adoptivos y acogidos, a partir del momento en que están a cargo del beneficiario.

El concepto de hijo a cargo se valora a partir de la situación de hecho, pero con un límite de edad fijado en:

Método de cálculo de las prestaciones familiares: Las prestaciones familiares representan un porcentaje de la base mensual reguladora tomada para el cálculo (BMAF) fijada a 399 € desde el 1 de abril de 2012. Este importe se revaloriza el 1 de abril de cada año, conforme a la evolución prevista en media anual de los precios al consumo, tabaco excluido.

Dentro de las prestaciones familiares pueden distinguirse:

A – PRESTACIONES GENERALES DE MANUTENCION

1) Subsidios familiares

Se conceden a partir del segundo hijo a cargo que reside en Francia. Se abonan sin exigencia de actividad o de nivel de ingresos.

El importe de los subsidios familiares desde el 1 de abril de 2012 representa, por dos hijos, un 32% de la base de cálculo (127,68 €), un 41% de esta misma base por cada hijo sucesivo, o sea, 163,59€ por cada hijo sucesivo.

Para todos los hijos, con excepción del hijo mayor de las familias con menos de tres hijos, se pueden conceder aumentos de edad, que varían en función de la edad y la fecha de nacimiento de los hijos:

2) Subsidio a tanto alzado

Esta prestación se abona a las familias que tienen a su cargo a tres hijos o más y que pierden el beneficio de una parte de las prestaciones familiares por el hecho de que un hijo o más cumple 20 años, es decir, el límite de edad para percibir las prestaciones familiares. Para disfrutar de este subsidio, la familia debe ser elegible para los subsidios familiares por tres hijos o más, incluido el que cumple 20 años. El importe a tanto alzado se abona por el hijo de que se trata durante un año contado a partir del primer día del mes en el que cumple 20 años hasta el mes anterior al de cumplir 21 años. El importe de este subsidio a tanto alzado corresponde a 20,234% de la BMAF, o sea, al 1 de abril de 2012: 80,73€.

3) Complemento familiar

Esta prestación se atribuye, en función del nivel de ingresos, a las familias que tienen a su cargo al menos a tres hijos de edades comprendidas entre los 3 y los 21 años.

El importe se establece en el 41,65% de la BMAF, o sea, 166,18 €.

4) Subsidio de apoyo familiar

Esta prestación, que no está supeditada a un nivel de renta determinado, se abona por cada hijo huérfano de padre o madre, huérfano absoluto (de padre y madre) o por todo hijo cuya filiación no está determinada legítimamente respecto a uno de sus padres, o por todo hijo cuyo padre o madre se abstiene de cumplir con su obligación de manutención.

Corresponde al 30% de la BMAF cuando se trata de un hijo huérfano absoluto o en situación asimilada (119,70 €). Corresponde al 22,5% de la BMAF cuando el hijo es huérfano de padre o madre o en situación asimilada (89,78 €).

B - PRESTACIONES ECONOMICAS PARA LA PRIMERA INFANCIA

Las prestaciones por hijos de corta edad están englobadas dentro la prestación por acogimiento del niño (denominada PAJE).

La prestación PAJE consta de:

1) Prima por nacimiento o adopción

La prima por nacimiento o adopción se abona, en función del nivel de renta en el séptimo mes de la gestación, por cada hijo por nacer o cuando se adopta a un menor de 20 años. Se eleva al 229,75% de la BMAF (916,70 €) para la prima por nacimiento y al 459,50% de la BMAF (1.833,41 €) para la prima por adopción y permite sufragar los gastos relacionados con el nacimiento o con la adopción.

Esta prima es abonada a condición de que la madre se someta a un examen médico dentro de las 14 primeras semanas de la gestación. El límite de nivel de renta varía en función del número de hijos nacidos o por nacer. Se incrementa cuando en la pareja, los dos trabajan o cuando se trata de una persona sola. A 1 de enero de 2013, para la pareja con un hijo, los ingresos netos no deben sobrepasar 27.855 € o 40.050 € anuales si los dos trabajan o cuando se trata de una persona sola.

2) Subsidio básico

El subsidio básico prorroga la prima por nacimiento o por adopción. Está supeditado al nivel de ingresos (en las mismas condiciones que para la atribución de la prima por nacimiento) y se abona a partir del nacimiento del hijo y hasta el último día del mes civil que precede a su tercer cumpleaños. Este subsidio se abona a condición de que el niño haya sido sometido a los reconocimientos médicos obligatorios dentro de los ocho días después del nacimiento, dentro de los 9 meses y de los 24 meses de este mismo hijo. El límite de nivel de renta es igual al límite establecido para el abono de la prima por nacimiento.

En caso de adopción, el subsidio básico se abonará durante tres años a partir de la llegada del hijo a la unidad familiar y con el requisito de que tenga menos de 20 años de edad.

Se establece en un 45,95% de la BMAF, o sea, 183,34 € por mes.

3) Complemento por libre elección de actividad (CLCA) y Complemento opcional por libre elección de actividad (COLCA)

Este subsidio no está sometido a exigencias de nivel de renta. Permite que el padre o a la madre suspendan o reduzcan su actividad laboral para atender a su hijo. Puede ser abonado como complemento del subsidio básico si la persona interesada reúne los requisitos de nivel de renta para tener derecho a éste o de forma independiente. Se abona a partir del primer hijo y está condicionado por el requisito de actividad previa durante dos años dentro de un período de referencia que varía en función del rango del hijo.

Las familias de tres hijos por lo menos, de los cuales el más pequeño nació o fue adoptado a partir del 1 de julio de 2006, y si uno de los padres deja de trabajar o cesa totalmente su actividad para atender al hijo, pueden optar al COLCA. Este complemento se abona en caso de cese total de la actividad, su cuantía es más alta que la del CLCA, pero sus efectos son más cortos.

La persona interesada tiene que demostrar haber ejercido una actividad profesional durante 2 años dentro de los 2 años inmediatamente anteriores al nacimiento del primer hijo, dentro de los 4 años por el segundo hijo, o dentro de los 5 años por el tercer hijo o los hijos sucesivos.

Este subsidio se abona durante 6 meses por el primer hijo. A partir del segundo hijo, el subsidio se abona hasta los 3 años de edad del niño. En el supuesto de que los padres hayan optado por el COLCA, se les abona durante un año.

Si la familia no tiene derecho al subsidio básico supeditado al nivel de renta, se añade al complemento el importe del subsidio básico.

La cuantía de este complemento se incrementa aplicando: el tipo completo (cese total de actividad) y entonces es de 568,85 €; aplicando el tipo parcial, cuando la actividad parcial corresponde como máximo al 50 %, pasa a 327,10 €; y, por último, cuando la actividad se ejerce entre un 50% y un 80% como máximo, el importe de este subsidio se fija en 432,56 €. La cuantía del COLCA incrementado es de 805,39 €.

Para los hijos adoptados, el complemento por libre elección de actividad se abona durante un período mínimo de un año, incluso cuando el hijo adoptado tenga más de 3 años. En este caso, el complemento será percibido como máximo hasta los 20 años.

4) Complemento por libre elección de la modalidad de cuidado de los hijos

El complemento por libre elección de la modalidad de cuidado de los hijos se abona a la familia o a la persona que emplea directamente a una cuidadora acreditada o a una cuidadora a domicilio de un niño menor de 6 años. Puede ser abonado como complemento del subsidio básico, si la persona interesada reúne los requisitos de nivel de renta para tener derecho a éste, o de forma independiente.

Esta prestación está destinada a financiar, parcialmente, la remuneración de la empleada y varía en función de la edad del hijo y del nivel de ingresos de la unidad familiar. Asimismo, se aplica el sistema “tiers payant” (pago directo por parte de la Caja) al pago de las cotizaciones sociales por emplear a una cuidadora acreditada en su totalidad y del 50% dentro del límite máximo de cotizaciones por emplear a una cuidadora a domicilio. Este complemento se abona aplicando el tipo máximo hasta los 3 años de edad del niño y luego con tipo reducido, entre los 3 y los 6 años de edad.

Este complemento también se puede abonar cuando la familia elige un organismo particular para cuidar a los niños. En este caso, la familia paga a los organismos correspondientes un importe global, sin desglosar entre cotizaciones y salario neto. El importe de la ayuda abonada es, en consecuencia, al tanto alzado y global.

C - PRESTACIONES ESPECIALES

1) Subsidio de educación especial

Este subsidio se asigna sin exigencia de nivel de renta, por cada hijo menor de 20 años, sin consideración de su rango en la familia y afectado por una incapacidad permanente con una tasa correspondiente por lo menos al 80%, o desde el 50% hasta el 80% cuando está ingresado en un centro de educación especial o se beneficia de una asistencia domiciliaria.

El hijo no debe estar interno en un centro especializado integralmente asumido por el seguro de enfermedad, el Estado o la Asistencia Social.

El importe del subsidio es de 32% de la BMAF, o sea, 127,68 € por mes. Los hijos con una tasa de incapacidad del 80% o más pueden tener derecho a un complemento de subsidio cuyo importe varía en función de la necesidad de asistencia o del grado de minusvalía. Para calcular el importe de este complemento, la Comisión de los derechos y de la autonomía de las personas discapacitadas (CDAPH) clasifica al niño dentro de una de las seis categorías existentes, mediante una escala de valoración que toma en cuenta la necesidad de asistencia del niño, el coste de esta asistencia y las consecuencias económicas de la minusvalía y/o por el hecho de que uno de los padres tenga que reducir o cesar su actividad laboral para ocuparse de su hijo y, por último, de que se recurra a una tercera persona remunerada. Los importes mensuales de estos complementos son los siguientes: primera categoría, 24% de la BMAF, o sea 95,76 €; segunda categoría, 65% de la BMAF, o sea, 259,35 €; tercera categoría, 92% de la BMAF, o sea, 367,08 €; cuarta categoría, 142,57% de la BAMF, o sea, 568,85 €; quinta categoría, 182,21% de la BMAF, o sea, 727,02 €; sexta y última categoría, importe de la mejora por razón de dependencia, o sea, 1.082,43 €.

Existe la posibilidad de optar entre el complemento de educación especial y la prestación de compensación de la discapacidad, que abona el Consejo General y financia las necesidades ligadas con la pérdida de autonomía de las personas discapacitadas. Por otra parte, es posible acumular el complemento de educación especial con el tercer elemento de la prestación de compensación de discapacidad destinado a cubrir los gastos suplementarios de adaptación de la vivienda, el vehículo o los transportes.

Más información en el cibersitio PCH de la Caja nacional de solidaridad para la autonomía.

Mejora para las personas solas: El padre o madre que viven solos y cesan o reducen su actividad, o que contratan a una tercera persona remunerada, pueden tener derecho a una mejora del complemento de la segunda hasta la sexta categoría (2ª categoría: 51,87 €, 3ª categoría: 72,82 €, 4ª categoría: 227,43 €, 5ª categoría: 291,27 €, 6ª categoría: 426,93 €).

2) Subsidio de comienzo de curso

Este subsidio está supeditado al nivel de renta y se abona por cada hijo en edad escolar (entre los 6 y los 18 años) el 15 de septiembre del año de referencia, y que está estudiando. La cuantía del subsidio varía en función de la edad del menor para acercarse al máximo a los gastos realmente efectuados por la familia.

Se asigna a la unidad familiar o a las personas con un nivel de renta inferior a un límite determinado, con hijos entre 6 y 18 años de edad escolarizados. Se abona en un solo pago, a más tardar el 31 de octubre del año. Si el nivel de renta de la unidad familiar es inferior al límite fijado para el reconocimiento, el subsidio se paga por completo. Si el nivel de renta de la unidad familiar es algo superior al límite fijado e inferior a un importe fijado por decreto, se abona entonces un subsidio diferencial. El importe del subsidio al tipo completo es:

3) Subsidio diario de presencia parental

Desde el 1 de julio de 2006, el subsidio diario de presencia parental ha reemplazado al subsidio de presencia parental. Se trata de una prestación que se atribuye a toda persona que tiene a su cargo a un hijo menor de 20 años afectado por una enfermedad o por una discapacidad grave que requieren de modo indispensable una presencia continua y una atención estricta. Para beneficiarse de esta prestación, el interesado debe interrumpir puntualmente su actividad y obtener una excedencia por presencia parental. El certificado del médico de cabecera que estipule el estado del hijo debe ser controlado por la caja del seguro de enfermedad de que dependa el asegurado.

La cuantía del subsidio se eleva a 42,41 € si el beneficiario vive con su pareja y aumenta hasta 50,39 € si no tiene pareja.

El beneficiario contará con un crédito de 310 días de excedencia indemnizada que serán pagados con base diaria y deberá disfrutar sobre tres años en función de las necesidades de acompañamiento del hijo.

Si los recursos de la familia son inferiores a cierto nivel, podrá ser abonado un complemento por gastos en base a la presentación de los comprobantes, cuando la discapacidad o la enfermedad conlleven gastos por un importe igual o superior a 108,49 € al mes.

4) Subsidio familiar de vivienda

Este subsidio constituye una prestación familiar destinada a cubrir, parcialmente, los gastos de vivienda de las familias. El derecho a este subsidio está subordinado a determinadas condiciones relativas a las características de la vivienda (superficie, salubridad), el importe del alquiler y los recursos de la familia.

5) Ayuda para mudanza

La ayuda para mudanza está supeditada al nivel de recursos y se atribuye a las familias que, teniendo a su cargo a 3 hijos o más, tienen derecho para su nueva vivienda al subsidio familiar de vivienda. El importe de la ayuda corresponde a los gastos efectivos de la mudanza dentro de un límite fijado en el 240% de la base mensual de cálculo de las prestaciones familiares para las familias que tienen 3 hijos a su cargo, con un incremento del 20% por cada hijo sucesivo. Asciende al máximo a 957,60 € por 3 hijos, más 79,80 € por cada hijo sucesivo.

Cabe señalar que, desde el 1 de enero de 1997, las prestaciones familiares, a excepción del subsidio de educación especial mejora incluida y la ayuda para mudanza, son objeto de una retención del 0,5 % en concepto de Contribución para el Reembolso de la Deuda Social (CRDS). Son las Cajas encargadas de abonar estas prestaciones familiares las que descuentan directamente el importe de esta contribución. Los importes arriba referenciados figuran sin aplicación de la CRDS. Las prestaciones relacionadas con la custodia de los hijos, tales como la AFEAMA y la AGED que se siguen abonando para los hijos que no dan derecho a la Paje, no están sujetas a la CRDS.

Más información en el cibersitio de CAF.