El sistema francés de protección social I - Rama de enfermedad, maternidad, paternidad, invalidez, defunción

2016

A - Seguro de enfermedad, maternidad y paternidad

Seguro de enfermedad

Desde el 1 de enero de 2016, la protección universal de enfermedad (Puma) garantiza la cobertura de los gastos sanitarios (anteriormente denominados «prestaciones en especie») a toda persona que:

    • ejerza una actividad profesional, o
    • resida de forma estable y regular en Francia (incluidas Guadalupe, la Guayana, Martinica, La Reunión, San Bartolomé y San Martín) desde por lo menos 3 meses.

Antes de dicha fecha, el derecho a la cobertura de los gastos sanitarios estaba supeditado al pago de cierto importe de cuotas o al cumplimiento de cierto número de horas de trabajo durante cada período de referencia.

Con la introducción de la Puma, la Cobertura universal de enfermedad (CMU) queda suprimida. Se había creado en 1999, y se dirigía a las personas no cubiertas bajo ningún concepto y por ningún régimen obligatorio de seguro de enfermedad.

Para tener derecho a percibir prestaciones económicas (subsidios diarios en caso de baja laboral), el asegurado debe haber trabajado durante 150 horas en el transcurso de los 3 meses que preceden la baja (o haber cotizado sobre un salario al menos igual a 1.015 veces el SMIC horario en el curso de los 6 meses anteriores a la baja laboral). Por encima de 6 meses de baja por enfermedad, el asegurado debe haber trabajado al menos 600 horas en el transcurso de los 12 meses anteriores o haber cotizado sobre un salario al menos igual a 2.030 veces el SMIC horario, antes de la baja laboral. También se exige una duración mínima de alta de un año.

Las personas que no trabajan también cuentan con una cobertura de sus gastos sanitarios siempre y cuando puedan justificar una residencia estable y regular en Francia (incluidas Guadalupe, la Guayana, Martinica, La Reunión, San Bartolomé y San Martín) desde un plazo mínimo de 3 meses. En función de sus ingresos, dichas personas deberán o no abonar la cotización Puma.

El seguro de enfermedad cubre los gastos médicos (reembolso de la asistencia sanitaria) de los asegurados y sus derechohabientes y las prestaciones económicas (subsidios diarios de enfermedad en caso de incapacidad temporal del trabajo) para el asegurado.

1 – Gastos médicos

Ámbito de aplicación:

"Carte Vitale" (tarjeta sanitaria francesa)

Es una tarjeta con chip que acredita los derechos al seguro de enfermedad. La misma se expide a toda persona que haya cumplido los 16 años de edad, e incluye todos los datos administrativos que la caja de seguro de enfermedad del paciente necesita para realizar el reembolso de las prestaciones sanitarias. También contiene los datos que permiten, en función de las situaciones, disfrutar del sistema del pago directo por terceros (que evita al paciente avanzar el dinero que, a continuación, reembolsaría bien el seguro de enfermedad o bien la mutua, en lo que respecta a la parte que queda a cargo del paciente tras el reembolso de la Seguridad Social).
Si así lo solicitan los padres, se puede expedir una tarjeta Vitale para niños de 12 años.

Los gastos por asistencia sanitaria cubren los gastos médicos y paramédicos y los gastos de farmacia, de aparatos y de hospitalización. Pueden beneficiarse de estas prestaciones tanto el titular como sus derechohabientes que no estén de alta en ningún régimen de la seguridad social.

Con la introducción de la Protección universal de enfermedad (PUMA) el 1 de enero de 2016, desaparece la noción de derechohabiente para las personas mayores de edad, aunque estas últimas carezcan de actividad profesional. Tan sólo los menores de edad se siguen considerando derechohabientes, y dejan de serlo, como máximo, el 30 de septiembre del año en que cumplen 18 años, independientemente de si continúan o no sus estudios en ciertos establecimientos de enseñanza, y siempre y cuando no ejerzan ninguna actividad profesional.

Sin embargo, los menores mayores de de 16 años pueden solicitar un seguro a título personal.

Acción protectora:
a) Asistencia sin hospitalización

Cada paciente mayor de 16 años de edad debe elegir un médico de cabecera que le orientará en su recorrido sanitario y que será el coordinador de la historia clínica individual. Los niños se eximen de estas medidas. El médico de cabecera puede ser un médico generalista o especialista, basta con que el facultativo interesado dé su consentimiento para hacerse cargo de esta función. Es posible cambiar de médico de cabecera, basta con hacer una nueva declaración a la Caja del Seguro de Enfermedad.

El médico de cabecera mantiene actualizado el expediente médico, prescribe los exámenes médicos complementarios u orienta al paciente hacia  un servicio hospitalario u otro profesional de la salud (masajista-fisioterapeuta, enfermero…). La totalidad de los actos médicos realizados o recomendados por el médico de cabecera se reembolsarán aplicando el tipo ordinario, ya que el interesado se encuentra dentro del recorrido sanitario obligatorio.

En cambio, si el paciente no declaró médico de cabecera o si va a consultar directamente a un especialista, se encuentra fuera del recorrido sanitario obligatorio; el reembolso será más bajo y la parte de gastos que corre a su cargo será más elevada que si hubiera pasado por el médico de cabecera.

En caso de urgencia médica, de ausencia del médico de cabecera o de su reemplazante, o de alejamiento del domicilio, el paciente puede consultar a otro médico. Por último, los ginecólogos, oftalmólogos y siquiatras pueden ser consultados directamente sin pasar por el médico de cabecera. En todos los casos el médico consultado mencionará en el volante de asistencia la situación correspondiente.

En principio, cierta parte de los gastos queda a cargo del asegurado: se trata del "ticket moderador" (que puede ser suprimido en algunos casos, especialmente para las mujeres embarazadas de 6 meses y las afecciones de larga duración). Una consulta al médico en el marco del recorrido sanitario obligatorio es reembolsada al 70 %.

La suma a cargo del cliente será más elevada si el paciente se encuentra fuera del recorrido sanitario obligatorio.

Además del "ticket moderador", el paciente asume ciertas contribuciones. Se trata del importe a tanto alzado por actos médicos importantes, la participación a tanto alzado y la franquicia médica("franchise médicale") .

Tanto alzado por actos médicos importantes ("forfait actes lourds"): El paciente debe abonar un importe global de 18€ en el supuesto de intervenciones sanitarias importantes, cuya tarifa sea superior o igual a 120€. Se trata de la atención médica prestada en el consultorio de un médico particular o en un centro sanitario. Algunos actos están exentos de esta participación y a las personas que se benefician de una financiación al 100% por motivos de salud no se les aplica esta medida. [Ver b) Asistencia con hospitalización]

Desde el 1 de enero de 2005 se solicita una contribución de 1 euro por cada consulta o intervención realizada por un médico, así como para los exámenes radiológicos y los análisis de laboratorio. Esta contribución, que no puede sobrepasar 4 euros al día para el mismo profesional o el mismo laboratorio, se limita a 50 euros por año civil.

Asimismo, desde el 1 de enero de 2008, se aplica franquicia médica a los actos efectuados por un auxiliar médico cuando el paciente no está ingresado, así como para los medicamentos y los gastos de transporte. Esta franquicia es de 0,50 € por cada envase de medicamentos y por cada acto paramédico y de 2 € por cada transporte sanitario. También se le aplica un límite: 50 € al año por persona para el conjunto de los actos, y 2 € al día para los actos paramédicos y 4 € al día para los gastos de transporte.

No se aplica la contribución ni la franquicia a los menores de 18 años, las mujeres embarazadas de más de 6 meses y los beneficiarios de la CMU suplementaria.

Para que el reembolso de los gastos abonados por el asegurado corresponda a los gastos efectivamente asumidos (teniendo en cuenta el "ticket moderador") sin que las Cajas tengan que rembolsar honorarios sin control, existen convenios nacionales entre los organismos del seguro de enfermedad y los médicos y auxiliares médicos.

El reembolso puede ser diferente según el sector de actividad del médico:

  • • Médico de Sector 1: cumple integralmente el convenio y aplica las tarifas negociadas con el Seguro de Enfermedad;
  • Médico de Sector 2: determina libremente sus honorarios.

Los médicos también tienen la posibilidad de aumentar sus honorarios cuando reciben a un paciente que no les fue enviado por el médico de cabecera o que se encuentra fuera del recorrido sanitario obligatorio.

Medicamentos

Los medicamentos se dispensan con receta médica. Para que sean reembolsados, deben figurar en la lista de medicamentos reembolsables a los asegurados sociales. Para determinadas especialidades, el reembolso se efectúa sobre la base de un importe global determinado a partir del precio de los medicamentos genéricos menos caros.

El tipo de reembolso de los medicamentos varía entre el 100% y el 15% en función del reconocimiento del servicio médico prestado.

Con la reserva de que el paciente no rehúse los medicamentos genéricos, si los hay, al presentársele la "carte vitale" el farmacéutico puede practicar el sistema de "tiers payant" (pago directo por parte de la Caja), lo que evita al paciente pagar por adelantado la totalidad de los gastos y le permite abonar únicamente la parte que el Seguro de Enfermedad no sufraga.

Más información en la página web www.ameli.fr

b) Asistencia con ho spitalización

La Seguridad Social asume una parte de los gastos de hospitalización del asegurado o de sus beneficiarios. Concretamente, financia las prestaciones hospitalarias: honorarios médicos y quirúrgicos que correspondan a los cuidados efectuados durante la hospitalización, medicamentos, exámenes,  intervenciones, etc.

El seguro de enfermedad no financia ciertos suplementos por comodidad, como la habitación particular, el teléfono, la televisión...

En caso de hospitalización en un centro público o en una clínica privada concertada, la seguridad social asume el 80% de los gastos de hospitalización. El asegurado debe abonar el 20% de los gastos de hospitalización, más una cuota fija diaria de 18 € por cada día de hospitalización.
En algunos casos o para algunos asegurados, financia hasta el 100 %:

  • a partir del trigésimo primer día de hospitalización,
  • mujeres embarazadas que tengan que ser ingresadas a partir del 4º mes de embarazo,
  • hospitalización tras un accidente laboral o una enfermedad profesional,
  • hospitalización relacionada con una afección de larga duración,
  • beneficiarios de la CMU complementaria o de la ayuda médica de Estado (AME).

En estas situaciones, el asegurado también debe abonar la cuota fija de 18 € por cada día de hospitalización (13,50 € en servicios psiquiátricos), así como la participación a tanto alzado de 18 € que se aplica a los actos médicos importantes (cuando la tarifa sea superior o igual a 120 €). Dicha participación solamente interviene una vez por ingreso al hospital, aunque haya habido varios actos de ese tipo durante el mismo ingreso. No obstante, algunas personas pueden ser exoneradas de una y/o de ambas cuotas fijas (los beneficiarios de la CMU suplementaria, las personas que padecen una enfermedad de larga duración o una enfermedad laboral, las que hayan sufrido un accidente laboral, y las mujeres embarazadas a partir del sexto mes de embarazo).

¡Cuidado! Algunos centros cobran honorarios superiores que no serán sufragados por el seguro de enfermedad. Para informarse sobre las tarifas y los reembolsos practicados, se puede consultar la página web "Annuaire santé", a fin de encontrar un centro apropiado.

Cuando el asegurado ingresa en un hospital, se envía una solicitud de financiación de los gastos a la Caja de afiliación del titular. Se aplica entonces el sistema de pago directo por terceros, es decir, la Caja paga directamente al hospital y el asegurado paga únicamente los gastos que quedan a cargo del paciente: "ticket moderador", el importe fijo de la cuota global diaria, importe a tanto alzado por actos médicos importantes..

c) Gastos de transporte

Los gastos de transporte son financiados siempre que se produzcan por una prescripción médica:
La prescripción es necesaria en los siguientes casos:

  • Transporte relativo a una hospitalización, independientemente de su duración,
  • Transporte relativo a una afección de larga duración (ALD) si el estado de salud de la persona no le permite desplazarse por sus propios medios,
  • Transporte relacionado con un accidente laboral o una enfermedad profesional,
  • Transporte en ambulancia cuando el estado de salud requiere una posición tumbada,
  • Transporte relativo a un control reglamentario (convocatoria del control médico, de un médico evaluador, o de un proveedor autorizado de aparatos).

Aunque estén prescritos por un médico, los siguientes tipos de transporte requieren el consentimiento previo del servicio médico del Seguro de enfermedad:

  • Transporte de larga distancia, es decir más de 150 km sólo por la ida,
  • Transporte en serie (al menos 4 veces un trayecto de más de 50 km a la ida, en un período de 2 meses, para un mismo tratamiento),
  • Transporte de los niños y los adolescentes acogidos en los centros de acción médico-social precoz (CAMSP) y los centros médico-psico-pedagógicos (CMPP),
  • Transporte en avión o barco de línea regular.

En general, se rembolsa el 65 % de los gastos de transporte. El paciente corre a cargo del 35 % restante, a los que hay que añadir 2 € por trayecto, dentro del límite de 4 € al día, y 50 € al año.

Más información en la página web Ameli

Cobertura complementaria

A fin de cubrir la parte de gastos de asistencia sanitaria que no sufraga el régimen obligatorio, los asegurados que no puedan acogerse a una cobertura complementaria colectiva por su actividad profesional tienen la opción de contraer un seguro complementario de una mutua, una institución de previsión o una compañía de seguros.

Las personas con un nivel de renta bajo se pueden beneficiar gratuitamente de la cobertura sanitaria universal suplementaria (CMU-C), que los cubre al 100%.

Las personas cuyo nivel de renta supera ligeramente el límite máximo para beneficiarse de la CMU-C, pueden obtener una ayuda para financiar en parte una cobertura complementaria. El importe de dicha ayuda varía según la edad del beneficiario.

2 - Prestaciones económicas

a) Subsidios diarios

En caso de incapacidad laboral, el médico debe prescribir la baja. El subsidio diario se abona únicamente a partir del 4° día de baja laboral.

El importe del subsidio diario equivale al 50% del sueldo de los 3 últimos meses dentro del límite de 1/91,25 € del máximo trimestral de 1,8 x SMIC, y a 2/3 a partir del 31º día de la baja cuando el trabajador tiene 3 hijos a cargo, dentro del límite de 1/547,50 € de 1,8 x SMIC anual (máximo a 1 de enero de 2016: 43,40 € al día y 57,86 € en el segundo caso).

Para las enfermedades de larga duración, el subsidio diario puede ser abonado durante un período máximo de 3 años de día a día por cada dolencia. Para las otras enfermedades, el máximo de indemnización en el período de 3 años se fija en 360 subsidios diarios.

b) Asignación por acompañamiento de una persona al final de su vida

Dicha prestación se abona al asegurado que disfruta de un permiso de solidaridad familiar o que lo ha transformado en período de actividad a tiempo parcial para atender a un allegado al final de su vida (ascendiente, descendiente, hermano/a, persona de confianza).

Si el interesado suspende completamente su actividad, la asignación se le abona durante 21 días y asciende a 55,15 € por día. Si el interesado reduce su actividad profesional a tiempo parcial, el número máximo de subsidios diarios pasa a 42 y su cuantía se reduce a la mitad, es decir 27,58 € (importes que han permanecido sin cambios desde abril de 2014).

Más información sobre las prestaciones en la página web ameli.


Seguro de maternidad y paternidad

Las prestaciones de maternidad y paternidad son atribuidas por las Cajas Primarias del Seguro de Enfermedad (CPAM) en Francia metropolitana, y por las Cajas Generales de Seguridad Social (CGSS) en los departamentos de ultramar.

El seguro de maternidad y paternidad cubre los gastos por embarazo y parto, así como las prestaciones económicas durante el descanso materno anterior y posterior al parto, la baja de la madre, del padre o de ambos por adopción y la baja por paternidad del padre.

1 - Prestaciones sanitarias relativas a la maternidad

Son beneficiarias de estas prestaciones sanitarias, las trabajadoras afiliadas pero igualmente la esposa, hija o nuera del trabajador afiliado.

La interesada tiene que avisar a la Caja Primaria lo antes posible y tiene que someterse a exámenes médicos obligatorios anteriores y posteriores al parto.

El derecho a las prestaciones, que se valora en la fecha supuesta de inicio del embarazo, o si los derechos no han sido abiertos en dicha fecha, en la fecha del descanso prenatal, se abre en las mismas condiciones que para el seguro de enfermedad.

El seguro de maternidad cubre, al 100 %, los exámenes obligatorios relativos al embarazo (consultas prenatales obligatorias, sesiones de preparación al nacimiento, los exámenes biológicos complementarios). Además, a partir del primer día del 6° mes de embarazo y hasta el 12º día después del parto, todos los gastos médicos también se financian  al 100 %, independientemente de si están o no relacionados con el embarazo. Por otra parte, la interesada queda exonerada de la participación a tanto alzado de 1 € y de la franquicia médica sobre los medicamentos, los actos paramédicos y los transportes.

2 - Prestaciones económicas

Se abonan prestaciones económicas cuando la trabajadora cesa toda actividad por cuenta ajena. Además de las prestaciones económicas del seguro de maternidad abonadas a la trabajadora por cuenta ajena durante su descanso pre y postnatal, existen también prestaciones que son abonadas al padre por concepto de la baja por paternidad. Por último, en los supuestos de adopción, el subsidio diario de descanso podrá compartirse entre el padre y la madre. Para beneficiarse de estas prestaciones, además de reunir las condiciones sobre cotizaciones o de número de horas trabajadas previstas para obtener prestaciones económicas del seguro de enfermedad, los trabajadores afiliados tienen que acreditar un período de afiliación de 10 meses en la fecha prevista para el parto o en la fecha de llegada del niño a la familia.

El descanso obligatorio mínimo para la madre es de 8 semanas, pero tiene derecho a disfrutar de 16 semanas (en principio, 6 semanas antes de la fecha prevista para el parto y 10 semanas después del parto), ampliables en 2 semanas más antes del parto en caso de embarazo patológico. A reserva de dictamen favorable del médico que sigue el embarazo, la trabajadora puede solicitar el disfrute de una parte de su permiso por maternidad después del parto.

Con el tercer hijo, el período de descanso se ampliará hasta 26 semanas (8 semanas antes del parto y 18 semanas después). En los supuestos de parto múltiple, el descanso prenatal se ampliará hasta 12 semanas por nacimiento de gemelos y hasta 24 semanas por más de dos hijos. El período de subsidio posterior al parto es de 22 semanas por parto múltiple de más de dos hijos. En los supuestos de nacimiento prematuro de más de 6 semanas antes de la fecha prevista para el parto, la duración de la baja por maternidad se aumentará en el número de días incluidos entre la fecha del parto y 6 semanas antes de la fecha prevista para el parto.

La duración de la baja por paternidad es de 11 días seguidos por el nacimiento de 1 hijo, 18 días en los casos de parto múltiple.

Por último, la duración de la baja por adopción es de 10 semanas o de 22 semanas en los casos de adopción múltiple. Si con la llegada de ese hijo la familia pasa a tener 3 hijos a cargo, la duración de la baja se ampliará a 18 semanas. Si tanto el padre como la madre son beneficiarios del subsidio por descanso y si la duración de la indemnización se comparte entre ambos, esta duración se ampliará a 11 días o a 18 días en los casos de adopción múltiple.

El subsidio diario por maternidad, adopción o paternidad equivale a la media de los sueldos de los tres meses inmediatamente anteriores al descanso prenatal dentro del límite del tope trimestral de la seguridad social (9.654 € en 2016). De dichos salarios íntegros sujetos a cotización se descuentan las cuotas y las aportaciones salariales que corresponden por aplicación de la Ley y del Convenio (tipo a tanto alzado del 21 %). A 1 de enero de 2016, el subsidio diario no puede ser inferior a 9,26 € ni superior a 83,58 €.

B - SEGURO DE INVALIDEZ

Organismo de pago:


Las pensiones del seguro de invalidez son atribuidas por:

  • las cajas primarias de seguro de enfermedad;
  • la caja regional de seguro de enfermedad de la región Isla de Francia - CRAMIF (para la región parisina)
  • las cajas generales de seguridad social (para los departamentos de ultramar)
  • la caja de seguridad social (CSS) en Mayotte.

1 - Pensión de invalidez

Como prolongación del seguro de enfermedad, existe el seguro de invalidez, que tiene por objeto otorgar al trabajador inválido una pensión para compensar la merma de sus ingresos debida a la disminución de su capacidad de trabajo o ganancia.
La pensión de invalidez se atribuye al asegurado de la seguridad social cuya invalidez resulta de un accidente o una enfermedad no laboral, y que:

  • no ha alcanzado la edad legal de la jubilación (entre 60 y 62 años en función del año de nacimiento);
  • no se encuentra en estado de procurarse, en ninguna profesión, un salario superior al 1/3 de la remuneración normal de la profesión que ejercía antes de la baja laboral o la constatación de la situación de invalidez;
  • llevaba inscrito al menos 12 meses cuando se produjo la interrupción de trabajo seguida de la invalidez y haber, o bien trabajado un mínimo de 600* horas, o bien cotizado sobre un salario equivalente a 2.030 veces el valor del SMIC horario durante el mismo período.

* 800 horas si la fecha de interrupción del trabajo o la constatación de la invalidez es anterior al 1 de febrero de 2015.

Determinación de la pensión

Las pensiones se clasifican en tres categorías según la capacidad laboral restante:

  • 1ª categoría: la que corresponde al trabajador inválido que todavía puede ejercer una actividad laboral. Para el cálculo de la pensión, la fórmula aplicada es la siguiente: Salario anual medio (SAM) x 30%. El importe mensual máximo de la pensión asciende al 30% del límite máximo establecido por la Seguridad Social (965,36 €).
  • 2ª categoría: la que corresponde al trabajador incapacitado para la realización de toda actividad laboral. El cálculo de la pensión se hace del mismo modo que para la primera categoría, excepto por lo que se refiere al porcentaje aplicado al salario medio anual, que es distinto. La fórmula de cálculo es la siguiente: SAM x 50%. El importe mensual máximo de la pensión asciende al 50% del límite máximo establecido por la Seguridad Social (1.609 €).
  • 3ª categoría: la que contempla el caso del trabajador afectado por incapacidad permanente, clasificado en segunda categoría, y que necesita la ayuda de una tercera persona para realizar las actividades básicas de la vida diaria. El importe de la pensión básica se incrementa en este supuesto en un 40% sin que dicha mejora pueda ser inferior a un mínimo anual revalorizado anualmente el 1 de abril. Importe máximo mensual de la pensión de invalidez de 3ª categoría: 2.712,08 € (1.609 + 1.103,08).

* El SAM representa los salarios trasladados a la cuenta vejez del asegurado durante los diez mejores años, revalorizados y divididos por diez, si ha habido diez.

Mínimo: en todos los casos, la pensión de invalidez no puede ser inferior, sea cual sea la categoría, a un mínimo garantizado, cuyo importe al mes es de 281,66 € .

El derecho a la pensión de invalidez puede ser revisado o suspendido en cualquier momento en función de la situación del asegurado (modificación del estado de salud que ocasione un cambio de categoría, reanudación de una actividad laboral).

La pensión de invalidez dará a su titular derecho a las prestaciones de asistencia sanitaria del seguro de enfermedad y de maternidad, tanto para él mismo como para sus beneficiarios, sin aplicación para el titular del "ticket moderador". El deberá, no obstante, pagar la participación a tanto alzado por atención médica o paramédica, medicamentos y transporte, pero queda exento de pagar 18 € por actos médicos importantes.

Si el interesado no ejerce ninguna actividad profesional, la pensión por incapacidad se transforma automáticamente en pensión de vejez al alcanzar la edad legal para jubilarse (entre los 60 y los 62 años en función de su año de nacimiento). Si ejerce una actividad profesional, debe presentar su solicitud de pensión de vejez. El pago de la pensión por incapacidad finaliza a más tardar al cumplir la edad de obtención de la tasa plena, sea cual sea la duración del seguro (entre los 65 y los 67 años), o antes si ha cesado su actividad profesional.

2 - Pensión de invalidez de viudo/a inválido/a

Son las Cajas Primarias del seguro de enfermedad (en la región parisina es la Caja Regional del Seguro de Enfermedad de Île-de-France) las que reconocen la pensión de invalidez de viudo/a al cónyuge supérstite de un pensionista por incapacidad o vejez o que hubiera podido beneficiarse de tales prestaciones. En los departamentos de ultramar, tienen esta facultad las cajas generales de seguridad social.

Para acceder a estas prestaciones, el cónyuge supérstite tiene que haber cumplido los 55 años, padecer una invalidez permanente que disminuya en 2/3 su capacidad laboral o de ganancia.
El importe de la pensión es igual al 54% de la pensión del fallecido o de la pensión a la cual hubiera tenido derecho.

Se otorga una mejora del 10 % al titular que haya tenido por lo menos 3 hijos a su cargo.

C - Seguro de defunción

El capital por fallecimiento es abonado a los allegados del asegurado por la Caja Primaria del Seguro de Enfermedad en Francia metropolitana o por las Cajas Generales de Seguridad Social en los departamentos de ultramar.

Este capital por fallecimiento es abonado con prioridad a las personas que vivían a cargo del asegurado en la fecha de su defunción, de manera efectiva, total y permanente. Si concurren varias personas a cargo, se abona, por orden de preferencia:

  • al cónyuge supérstite, no separado legalmente o de hecho, o a
  • la persona con la cual el/la difunto/a había contraído un Pacto de Solidaridad Civil;
  • a los hijos legítimos, naturales, adoptivos o acogidos;
  • a los ascendientes.

Para tener derecho al capital por fallecimiento , el asegurado fallecido debía durante los tres meses anteriores a su defunción:

  • realizar una actividad por cuenta ajena;
  • disfrutar del mantenimiento de los derechos;
  • encontrarse en una situación asimilada al alta por actividad por cuenta ajena;
  • ser titular de una pensión de invalidez;
  • ser titular de una pensión por accidente de trabajo con una tasa de incapacidad igual o superior al 66,66%.

A todas las defunciones ocurridas desde el 1 de enero de 2015 les corresponde un capital por fallecimiento de un tanto alzado revalorizado anualmente, cuyo importe asciende a 3.400 € el 1 de enero de 2016.